“Culto y veneración. La liquidez es el nuevo becerro de oro. La volatilidad extrema ahuyenta al inversor final: hoy la Bolsa baja un 4% y mañana sube un 3,5%. Esto para jugadores de Casino. Todo el mundo desconfía de todo el mundo y los euros y dólares salen y entran de unos bancos a otros. Y esto me recuerda la vieja canción Money, Money, Money (Dinero, dinero, dinero) es una canción y un sencillo que publicó el grupo sueco ABBA en 1976 Fue escrita por Benny, Björn y Stig y grabada el 17 de mayo de 1976, [1] en el estudio Metronome en Estocolmo, llamada primeramente “Gypsy Girl”.
La canción cuenta como una mujer que está harta de trabajar por un poco de dinero, planea encontrar un hombre rico que la mantenga y la cumpla todos sus caprichos. Este tema viene incluido en el álbum Arrival como la pista número 6. A pesar de llegar después del gran suceso de Dancing Queen, la canción no se vio eclipsada y conquistó el número uno en varios países, entre ellos Australia (su último #1 en ese país), Nueva Zelanda, Países Bajos, Bélgica, Francia, Alemania y México. Sin embargo, en el Reino Unido y Estados Unidos la canción sólo alcanzó los puestos #3 y #56, respectivamente. Cuando la canción fue presentada por primera vez en televisión, ABBA lucía trejes del estilo de “Cabaret” de 1972. Actualmente, la canción forma parte actualmente del musical Mamma Mia!, basado en las canciones de ABBA. Comúnmente era interpretada por el grupo en sus tours de 1977, de 1979 y de 1980.

“Sí, culto, veneración. La liquidez rinde cero, pero es bien escaso, que tenderá a ser un bien muy apreciado en los próximos meses. No hay dinero ni para tantos ni para todos. Bancos y cajas han experimentado en los primeros meses de 2010 una fuga masiva de depósitos: 46.500 millones de euros salieron de las entidades financieras españolas de enero a abril ¿a dónde han ido a parar? ...”

“En este mismo acto, he leído en lacartadelabolsa que desde que estalló la crisis, el depósito se ha convertido, más que nunca, en el producto por excelencia para canalizar el ahorro de los españoles. La aversión a los activos de riesgo y las atractivas ofertas lanzadas por las entidades para captar recursos y clientes han contribuido a elevar el saldo de los depósitos hasta niveles récord. Sin embargo, en los últimos meses, la tendencia está cambiando de rumbo y el saldo del ahorro a plazo (depósitos) y a la vista (cuentas) de los hogares ha comenzado a descender...”

“...¿Bolsa? Ahora, la obsesión ciclotímica es dejar las cuentas de valores a cero, dejarlo todo en la cuenta. Liquidez, liquidez, liquidez...Muchos de mis clientes me dicen que tienen pesadillas por la noche, tienen miedo, sienten escalofríos...”

“...Estos mismo clientes me urgieron a llenar sus carteras de acciones a principio de año, porque consideraban que el Rebote de Todos los Tiempos iba a continuar. Aquí está la clave, este es el origen de la enfermedad actual: NOS PERDIMOS EL GRAN REBOTE Y AHORA QUEREMOS RECUPERAR EL TIEMPO PERDIDO. Se ha comprobado que el 73% de los inversores particulares, a nivel mundial, se perdieron la Madre de Todos los Rebotes y que sólo el 10% de los inversores institucionales dieron en el clavo...”

“...Pero la Volatilidad ha matado a la estrella de la radio de la Bolsa. Y ahora quieren LIQUIDEZ. No van a descansar hasta que les enseñe las cuentas LÍQUIDAS. Pero Quizá sea tarde. Los clientes, no obstante, siempre tienen la razón...”

“...Ya saben que el rasgo esencial de la ciclotimia es la inestabilidad persistente del estado de ánimo, lo que trae consigo un gran número de episodios de depresión y euforia leves, ninguno de los cuales ha sido lo suficientemente intenso y duradero como para satisfacer las pautas de diagnóstico y la descripción de un trastorno o un trastorno depresivo recurrente. Esto implica que los episodios aislados de oscilación del humor que no satisfacen las pautas para ninguna de las categorías descritas en episodio maníaco o episodio depresivo Incluye: trastorno de personalidad afectiva, personalidad cicloide, personalidad ciclotímica, diagnóstico diferencial...”

“...Y la pregunta del millón es ¿aciertan o no los que adoran la liquidez en estos momentos? Durante la próxima década, Smithers & Co prevé un rendimiento anual real del 1,8% para los valores estadounidenses, frente al 1,4% para los bonos a 30 años y el 1,1% para la liquidez. Otras bolsas, según Smithers, no están tan sobrevaloradas, pero estas previsiones muestran la escasa recompensa que los inversores reciben por asumir riesgos en la actualidad. Ahí queda eso...”

Fuente: www.lacartadelabolsa.com