Un alto cargo del Gobierno británico renunció a su puesto el viernes mientras se investiga la acusación de que pagó un alquiler por debajo de la media del mercado por una casa, en la que es la dimisión de mayor rango hasta ahora por el escándalo de los gastos. El primer ministro británico, Gordon Brown, ha pedido a su consejero independiente sobre intereses ministeriales, Philip Mawer, que investigue las acusaciones sobre el ministro adjunto de Justicia, Shahid Malik, hechas por el diario británico The Daily Telegraph el viernes.