La multinacional británica de bebidas alcohólicas Diageo ha anunciado el cierre de dos fábricas cerveceras en Irlanda, pero asegura que continuará elaborando la famosa Guinness en las históricas instalaciones de Saint James, en el corazón de Dublín. En contra de las informaciones que preveían la venta total de Saint James, el grupo británico, propietario de Guinness, ha decidido invertir entre 2009 y 2013 unos 700 millones de euros en su renovación y en la construcción de una nueva planta a las afueras de la capital.