Los impagos de empresas que se encuentran en situación de concurso de acreedores provocan cada día en España la desaparición de 300 pymes que trabajaban para ellas, según un estudio elaborado por Affirma. El 90% de las pymes tiene problemas en los cobros y entre el 20% y el 25% está al borde de la quiebra por la morosidad.
El sector de la construcción es el más afectado y acumula un 60% de los impagos, pero la "epidemia" ya está llegando al resto. Así, se estima que el 20% de pymes (cuyo personal va desde un trabajador autónomo hasta los 40 ó 50 empleados) desaparecerán en los próximos dos años a causa de los impagos.

Por otro lado, el informe alerta del retraso en los pagos por parte de ayuntamientos cuya deuda con las pymes asciende a 6.000 millones de euros.

A finales de 2008, las administraciones locales arrastraban más de siete meses de impagos con las pequeñas empresas y de más de un año para los profesionales autónomos, según los datos de la Asociación Española para la Prevención de Impagos y Morosos.

Affirma mantiene que esta situación se agrava por la poca efectividad de la legislación y la lentitud de la Justicia por lo que considera que la fórmula más rápida y barata para reclamar el pago son los procedimiento de juicio monitorio siempre que la cantidad sea inferior a 30.000 euros y la deuda esté acreditada.

Este proceso se inicia mediante la presentación de una demanda ante el juzgado y en un plazo inferior a 20 días el juez requiere a la persona denunciada para que abone la cantidad que se la exige o, en su defecto, aporte pruebas que demuestren que no adeuda cantidad alguna al demandante.