La Autoridad Garante de la Competencia y del Mercado italiana condenó a las compañías alimentarias Danone y Unilever a pagar 250.000 y 100.000 euros, respectivamente, porque los anuncios de sus bebidas Danacol y Pro-activ inducían a pensar que estos productos podían resolver el problema del colesterol alto. Según publica hoy el diario `La Repubblica´, la autoridad de la competencia italiana impuso estas multas a Danone y Unilever al considerar que los anuncios podían incitar al consumidor a "usar las bebidas como un sistema resolutivo en la lucha contra el colesterol".