La Junta de Castilla y León auguró hoy que los resultados económicos de las cajas de ahorro de la Comunidad serán, en 2010, peores que en 2009 y reiteró la advertencia de que, si no toman decisiones, el Ejecutivo se verá obligado a ejercer sus competencias