El banco francés Crédit Agricole anunció hoy un plan de ajuste de su filial de inversión Calyon por la crisis financiera, que supondrá, entre otras cosas, la supresión de 500 empleos, la mitad en Francia y los otros en el resto de los 58 países donde está implantada. El plan de reducción de costos pretende ahorrar 300 millones de euros para finales de 2009, explicó en un comunicado Crédit Agricole, que subrayó que "quiere sacar sin demora las enseñanzas de la crisis financiera y reafirma el papel de Calyon" en el seno de la entidad. En Francia la supresión de puestos de trabajo se hará sobre una base de voluntarios y con movilidad interna, mientras que en el resto de los países se llevará a cabo de aquí a finales de año "respetando las reglamentaciones locales".