El crecimiento de la masa monetaria en circulación en la eurozona, medido por el agregado M3, bajó en abril el 10,4%, frente al 10,9% de marzo, informó hoy el Banco Central Europeo (BCE). El ascenso anual de este agregado monetario en el trimestre de febrero hasta abril subió hasta el 10,4%, frente al 10,2% entre enero y marzo de 2006, añadió.
Estas cifras se situaron por debajo de las expectativas de los analistas, que habían previsto una aceleración. El banco europeo añadió que los préstamos al sector privado tuvieron una tasa de crecimiento anual en abril del 10,3%, frente al 10,5% de marzo. Al mismo tiempo, el crecimiento de créditos para el pago por la compra de una vivienda descendió en abril hasta el 8,6%, frente al 8,9% de marzo. Pese a esta ralentización, la expansión monetaria se sitúa todavía muy por encima de los niveles que el BCE establece adecuados para salvaguardar la estabilidad de precios a medio plazo, que se sitúa en un crecimiento de la masa monetaria, del M3, del 4,5%. Los mercados dan por seguro que el banco europeo incrementará el precio del dinero en su reunión de la próxima semana, en 25 puntos básicos, hasta el 4% para hacer frente a las presiones inflacionistas. Estos aumentos de las tasas han contribuido a una estabilización del crecimiento de los créditos al sector privado, hipotecarios y de consumo, en los últimos meses. El bajo nivel de los tipos de interés en el área del euro ha contribuido durante mucho tiempo a intensificar el crecimiento del crédito en la zona, sobre todo, las hipotecas. La medición del dinero en circulación constituye uno de los dos pilares en los que el banco emisor europeo basa su política monetaria, cuyo fin es lograr la estabilidad de los precios, y sirve de referencia a la entidad para hacer su previsión de la inflación en los doce países que comparten el euro. Los expertos señalan que un fuerte crecimiento de la masa monetaria es un riesgo inflacionista. El otro pilar del BCE para pronosticar la inflación y decidir la política monetaria se basa en el crecimiento de los precios y otros indicadores macroeconómicos. El agregado M3 comprende el efectivo en circulación, depósitos a la vista y a plazo hasta dos años, depósitos disponibles hasta 3 meses, cesiones temporales de deuda y fondos de inversión en activos del mercado monetario (FIAMM).