La mayor entidad hipotecaria privada de Estados Unidos, Countrywide Financial, ha salido al paso de los insistentes rumores aparecidos en la prensa estadounidense respecto a que la compañía planea acogerse a la ley de quiebras. La entidad californiana afirma en un comunicado que no existe fundamento alguno en esos rumores. Asimismo, la firma hipotecaria indica que "no tiene constancia de que ninguna de las principales agencias de calificación crediticia esté contemplando alguna acción negativa en relación con la compañía".