El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, abogó hoy por "corregir los males endémicos" de la economía española para salir de una crisis global que en España tiene unas particularidades que la hacen diferente al resto de Europa, como son la "excesiva temporalidad" de los contratos, la prevalencia de la economía de servicios sobre la economía industrial y la ausencia de "cultura de formación continua del trabajador". Esos son, a su juicio, algunos de los elementos en los que deberá centrar España sus esfuerzos a lo largo de los próximos años para salir de la situación de crisis mundial y que, en su opinión, marcará "un antes y un después". "No es un paréntesis, sino el punto para cambiar las cosas", señaló.