Representantes de Austria, Bulgaria, Hungría, Rumanía y Turquía firmaron hoy en Ankara el acuerdo para la construcción del nuevo gasoducto Nabucco, que transportará a Europa gas de la región del Caspio y de Asia Central, a través de la península de Anatolia y sin pasar por Rusia. Esta infraestructura, que reducirá la dependencia europea del suministro ruso de gas y que ha sido considerada una pieza clave para el abastecimiento estratégico de Europa, tendrá 3.300 kilómetros de longitud y una inversión asociada de 8.000 millones.