En las últimas jornadas la preocupación por el caso de Chipre se ha calmado tras haberse alcanzado un acuerdo de rescate por parte de la Troika (BCE, Comisión Europea y FMI) y el gobierno chipriota.

Este acuerdo conlleva un desembolso de 10.000 millones de euros por parte de la UE y del FMI con el objetivo de evitar la quiebra de Chipre ligado a un Memorándum de Entendimiento en el que se hacen constar las medidas económicas que el país rescatado debe realizar. Aunque tras este acuerdo in extremis, las dudas y miedos saltaron de nuevo a la palestra, con unas declaraciones del presidente del Eurogrupo Jeroen Dijsselbloem, abriendo la posibilidad de aplicar la solución chipriota a otros países. Tras las mismas, en un intento por aliviar las críticas ante la declaración del Presidente del Eurogrupo, la Comisión Europea, afirmó que "no hay forma que los depósitos bancarios de menos de 100.000 euros puedan ser gravados con un impuesto”.

El gobierno de Chipre ha concluido las conversaciones con la Troika sobre las condiciones del rescate, por tanto, hemos conocido ya algunos detalles de las mismas en estas últimas jornadas. Según los términos del Memorándum de Entendimiento revelados por el portavoz gubernamental Christos Stylianides, Chipre recibirá ayudas por importe de 10.000 millones de euros a un tipo de interés del 2,5% y amortización en 22 años. Así, el país debe aplicar las medidas económicas necesarias para sanear las finanzas del país debiendo ajustar su déficit presupuestario en 2018 al 4%. Destacable es que tras el cierre de las negociaciones, el ministro de Finanzas, Michalis Sarris, presentó su dimisión para facilitar las investigaciones de la comisión encargada de esclarecer las causas que abocaron al borde de la quiebra al país euroasiático.

En el día de hoy, hemos conocido que el Fondo Monetario Internacional (FMI) contribuirá al rescate del país con 1.000 millones en un período de tres años. En palabras de la directora gerente este organismo internacional, Christine Lagarde, el país se compromete a una serie de reformas: "las autoridades chipriotas han presentado un ambicioso programa plurianual de reformas para hacer frente a los desafíos económicos a los que enfrentan. Los objetivos generales son estabilizar el sistema financiero, lograr la sostenibilidad fiscal, y apoyar la recuperación de la actividad económica para preservar el bienestar de la población". Muchas de las cuales se apoyan en solucionar la problemática de los bancos del país, incluyéndose la quita a los depósitos de más 100.000 euros. Así, Christine Lagarde puntualiza que: "los depositantes asegurados, que representan el 95% del total de los bancos afectados, han sido protegidos". Pero este organismo ya advierte que el fuerte ajuste fiscal del 2% del PIB, vía subida del impuesto de sociedades del 10 al 12% y de la tasa sobre intereses del 15 al 30%; no será suficiente para lograr el objetivo de déficit de 2018, indicando que se precisará otro equivalente al 4,5% del PIB.

Ante la situación chipriota muchos ahorradores españoles alarmados por la quita y las declaraciones del Presidente del Eurogrupo se preguntan: ¿tendrá un efecto contagio la medida tomada en nuestros depósitos al haber sido el sector bancario español rescatado? En el marco de la presentación de la Memoria 2012 de la Fundación, el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, a este respecto ha declarado que Chipre “no tiene nada que ver” con España, considerándolo de “caso único”; afirmando que el país euroasiático es un “paraíso fiscal” recordando que Chipre cuenta con depósitos de no residentes que suponen 20 veces el PIB del país. Desde Aspain 11 Asesores Financieros EAFI, vemos complicado que la misma situación ocurra en España, ya que los paralelismos y situaciones de nuestra banca nada tienen que ver con los de Chipre. Así mismo, recordarles que el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) asegura los depósitos hasta los 100.000 euros por persona y entidad desde octubre de 2008. La duda surge para aquellos que tengan más de esta cantidad, una solución es repartir sus ahorros en cuentas de distintas entidades para asegurar al menos 100.000 euros por banco. Aunque si bien es cierto, lo que nos ha enseñado esta crisis es que las situaciones excepcionales son gestionadas de distintas formas según los intereses encontrados por parte de las distintas autoridades nacionales y europeas. Por tanto, desde Aspain 11 Asesores Financieros EAFI, sin duda, recomendamos buscar alternativas para estos ahorros más eficientes y pensar en la cartera financiera de manera global, optando por una cartera diversificada de productos (fondos de inversión, bonos, acciones, planes de pensiones, ETPs…), cumpliendo con el perfil de riesgo del cliente.