No hay mercado que se precie que levante cabeza. Si en Europa se vive pendiente de otros, en Wall Street viven desvelados por un acuerdo sobre elevar el techo de deuda que no llega y la cuenta atrás se está haciendo demasiado amarga. El deadline es el 2 de agosto.

En la preapertura de Wall Street el S&P 500 se deja un 0,6% y se coloca en los 1.291 puntos, el Dow Jones de industriales cae un 0,5%, hasta los 12.129 puntos; mientras que el tecnológico Nasdaq, al parecer el que mejor comportamiento está teniendo a lo largo del año gracias a los buenos resultados de las compañías, cae un 0,4% y se mantiene por encima de los 2.360 puntos.

Las esperanzas en Estados Unidos, no obstante, podrían empezar a desvanecerse teniendo en cuenta la jornada de ayer cuando los líderes de la Cámara decidieron postponer la votación de la que saldría la aprobación o no de un nuevo límite de endeudamiento público para evitar que Estados Unidos caiga en default.

El crudo Texas se paga hoy a 97 dólares el barril en la apertura mientras que el par euro/dólar aguanta sorprendentemente fuerte en el 1,43 puesto que teniendo en cuenta esta situación lo lógico sería que el dólar americano siguiera la tendencia que ya ha iniciado con el resto de divisas y que pasa por depreciarse.