La Comisión Europea pedirá a Grecia mañana más medidas para reducir su déficit y su deuda y sortear así el riesgo de suspensión de pagos y someterá sus cuentas públicas a una vigilancia reforzada. El Ejecutivo comunitario expedientará además al Gobierno de Atenas por la mala calidad de las estadísticas presupuestarias que ha enviado a Bruselas los últimos años. El comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, considera que el último plan de austeridad elaborado por Grecia a mediados de enero para sanear sus cuentas públicas -y que prevé reducir el déficit desde el 12,7% en 2009 hasta el 2,8% en 2012- fija "objetivos ambiciosos" cuyo cumplimiento es "absolutamente necesario" para resolver los problemas griegos, según explicó su portavoz, Amelia Torres.