Caja Madrid obtuvo un beneficio atribuido de 265,8 millones de euros en 2009, lo que supone un descenso del 68,4% respecto a los 840,4 millones del ejercicio anterior por mayores provisiones y menores atípicos, mientras que su morosidad se situó en el 5,4%, frente al 4,9% del año anterior.
En concreto, la entidad madrileña dotó con 650 millones de euros la partida de provisiones cautelares y consolidó su nivel de capital, superando el 8,8% su Tier I.

A pesar de que la mora ha continuado su escalada en tasa interanual, el ritmo de ascenso se ha moderado si se compara con el dato de los trimestres anteriores. En septiembre se situaba en el 5,38% y en junio en el 5,55%, informó hoy la entidad, que a partir del próximo 28 de enero renovará su presidencia, de la que saldrá Miguel Blesa y que pasará a estar ocupada por Rodrigo Rato.

Los créditos a la clientela se situaron en 120.872 millones en el año, mientras que los recursos de clientes alcanzaron 146.226 millones.