Caja Madrid logró durante los nueve primeros meses del año un beneficio neto atribuido de 1.267 millones de euros, lo que supone un incremento del 44,4% respecto a igual periodo de un año antes. Su volumen de negocio se incrementó un 16,7% hasta los 248.544 millones de euros. No obstante, la morosidad ha aumentado hasta el 0,71% desde el 0,63%.