La esperada fusión de las entidades financieras españolas Caja Duero y Caja España está a la deriva, sin demasiadas posibilidades de enderezar el rumbo, aunque a última hora del martes el Banco de España trató de poner orden y les sugirió que sigan negociando. A la vista de todo ello, las dos cajas de ahorro castellanoleonesas ya piensan en soluciones alternativas a una fusión entre las dos.