Caja Duero y Caja España intensificarán esta semana las negociaciones sobre su fusión, ya que se ultimará el plan definitivo para su unión y mantendrán una reunión con la Junta de Castilla y León para tratar el proyecto, que contempla que la nueva entidad opere en abril. Las cajas solicitarán al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) entre 550 y 600 millones de euros para realizar la fusión, según señalaron fuentes financieras.