La Obra Social de Caixa Catalunya ha destinado cuatro millones de euros en los últimos cinco años en el programa Xarxa d'Habitatge Social, que prevé el acceso a la vivienda por parte de personas en riesgo de exclusión y que realiza junto con la Generalitat catalana.
Según informó hoy la caja en un comunicado, la red gestiona actualmente un total de 746 viviendas que benefician a más de 5.000 personas.
Se trata de pisos transitorios y destinados a colectivos como jóvenes ex-tutelados, personas sin techo, inmigrantes en situación vulnerable, personas con Sida, drogodependientes, madres con hijos solas y mujeres víctimas de la violencia de género.