La tendencia básica de la economía alemana se mantiene positiva, a pesar de que los riesgos inflacionistas se incrementaron desde el verano, según el informe de noviembre del Bundesbak publicado este lunes. El banco emisor explica que el desarrollo económico en Alemania "no se cuestiona" debido a la fortaleza de la industria, que cuenta con una cartera de pedidos "en un extraordinario alto nivel desde hace unos tres meses". Sin embargo, afirma que "en paralelo al empeoramiento del clima de los precios, también han aumentado los riesgos de la coyuntura económica desde el verano".