La Comisión Europea ha rechazado el presupuesto previsto de Bélgica para 2012 por considerar que es demasiado optimista para cumplir los objetivos de consolidación fiscal.

La Comisión Europea rechaza el presupuesto de Bélgica para 2012 por considerar que es demasiado optimista para cumplir los objetivos de consolidación fiscal al prever un escenario de crecimiento del 0,8% del PIB y un déficit del 2,8%, que el Ejecutivo comunitario eleva hasta el 3,1%, aunque mantiene la misma perspectiva de crecimiento, informa el rotativo flamenco 'De Morgen'.

El primer ministro belga, Di Rupo, convocó ayer a los ministros que forman parte del 'núcleo duro' de su Ejecutivo para estudiar una respuesta, aunque finalmente, según la versión del diario flamenco, el Gobierno belga ha decidido no tener en cuenta las críticas y mantener su propuesta de presupuesto por el momento.

El Gobierno belga ha escrito al comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, para defender su postura, a saber, que el cumplimiento del 2,8% del déficit es perfectamente viable. En todo caso, le plantea crear un nuevo mecanismo de control sobre el presupuesto el próximo mes de febrero y actualizar entonces los datos de crecimiento y déficit.

Si Bélgica incumple su objetivo de déficit, el rotativo flamenco anticipa una posible multa del Ejecutivo comunitario de hasta el 0,2% del PIB nacional, unos 700 millones de euros, aunque no descarta que se eleve hasta el 0,5% del PIB en virtud de las nuevas normas que refuerzan las sanciones contra los países incumplidores.