La aerolínea británica British Airways transportó 2,9 millones de pasajeros en el mes de septiembre, lo que representa un descenso del 1,7% con respecto al mismo mes del ejercicio anterior, informó hoy la compañía en un comunicado.
"Las condiciones del mercado siguen sin cambios con bajos rendimientos ante la presión de los precios y el impacto de unos recargos por combustible más bajos", destacó la compañía.

British Airways registró un descenso del 2,9% de los pasajeros transportados en los vuelos domésticos y europeos y del 17,7% en el caso de los enlaces hacia Asia-Pacífico. Por contra, las rutas a América y a África y Oriente Próximo registraron un aumento del 3,4% y del 3,9%, respectivamente.

En cuanto al factor de ocupación, la aerolínea británica se situó en el 81,3%, lo que supone un aumento de 2,4 puntos porcentuales con respecto al mismo mes de 2008.

British Airways recortó en septiembre un 3,7% su oferta --asientos por kilómetro ofertados (AKO)-- y registró un descenso del 0,8% el tráfico medido en ingresos por pasajero y kilómetros. La carga, medida en kilómetros por tonelada, registró un descenso del 2,6%.

La aerolínea atribuyó este resultado a la caída del 7,9% del tráfico en clase 'business', frente al 0,7% en clase turista, fundamentalmente por el descenso de la demanda de este tipo de billetes desde mediados de septiembre de 2008, a raíz de la quiebra de Lehman Brothers.

En los seis primeros meses de su ejercicio fiscal --que finaliza en marzo--, de abril a septiembre, British Airways transportó un total de 10,9 millones de pasajeros, un 3,5% menos que en el mismo periodo del año anterior. El factor de ocupación de la compañía aérea entre abril y septiembre se situó en el 80,6%, 1,1 puntos porcentuales más.