Después de Repsol, Red Eléctrica ha sido la siguiente compañía española en sufrir la expropiación de una de sus filiales en Latinoamérica. Este martes el gobierno de Bolivia ha anunciado la nacionalización de las acciones que Red Eléctrica Internacional tiene en la empresa Transportadora de Electricidad (TDE) por la "baja inversión" que la española realiza en el país. Además, ha ordenando a las Fuerzas Armadas hacerse con el control de ‘la administración y la operación’ de la empresa.

"Para aclaración ante la opinión pública nacional e internacional, esta empresa antes era nuestra y lo que era nuestro ahora estamos nacionalizando". Así ha declarado el presidente de Bolivia, Evo Morales, tras anunciar la expropiación del 99,94% de TDE que posee Red Eléctrica

La Empresa Nacional de Electricidad de Bolivia (ENDE) se hará cargo del paquete de acciones que posee la Sociedad Red Eléctrica Internacional en la empresa Transportadora de Electricidad y las acciones propiedad de terceros provenientes de esa sociedad. 

Como ya lo hiciera hace tan sólo unas semanas Cristina Fernández de Kircher con Repsol, Evo Morales ha justificado su decisión de expropiar este negocio a REE por su baja inversión en el país, cinco millones de dólares al año. Además, el presidente boliviano ha calificado su decisión como un justo reconocimiento a los trabajadores y al pueblo boliviano, que "ha luchado por la recuperación de los Recursos Naturales y de los servicios básicos", según declaraciones recogidas por la oficial Agencia Boliviana de Información (ABI).

Red Eléctrica Internacional, filial de Red Eléctrica Española, adquirió en 2002 el 99,94% de las acciones de la empresa boliviana TDE, propietaria y operadora del Sistema Interconectado Nacional boliviano (SIN), que atiende el 85% del mercado nacional. Actualmente, la actividad en Bolivia supone para Red Eléctrica un 1,5% de la cifra de negocio y la mitad de todo lo que genera fuera de España. 

La Transportadora de Electricidad S.A. (TDE) se dedica a transportar la energía generada por los productores y entregarla a los distribuidores y consumidores no regulados a lo largo de una red de abastecimiento formada por 1.961,60 kilómetros de líneas y 22 subestaciones en todo el país. TDE gestiona un 77% de la red de interconexión del país

A continuación, el Decreto Supremo 1214, que contempla la nacionalización de TDE:
"Se nacionaliza la totalidad de las acciones que conforman el paquete accionario que posee la sociedad Red Eléctrica Internacional SAU, debiéndose transferir, registrar las acciones en favor del Estado Plurinacional de Bolivia bajo la titularidad de la Empresa Nacional de Electricidad de Bolivia (ENDE)".

Morales remarcó que la política de su Gobierno se dirige a recuperar el control, administración y dirección de las empresas estratégicas, como Empresa Transportadora de Electricidad.

El Gobierno español ha confirmado que están estudiando esta nacionalización. 


OTRAS COMPAÑÍAS ESPAÑOLAS PRESENTES EN BOLIVIA:
Repsol, Iberdrola, Unión Fenosa, Abertis, Aena, Abengoa, Banco Santander, Mapfre y Prisa son compañías españolas con intereses en Bolivia. De hecho, España es el tercer país inversor, por detrás de los EE.UU. y Brasil, en tierras bolivianas, según datos del Observatorio de Multinacionales en América Latina (OMAL).

No obstante, el endurecimiento de las obligaciones tributarias a las compañías y la continua presentica del Gobierno boliviano en el ámbito empresarial del país, ha llevado a algunas empresas españolas a negociar su salida de Bolivia. Éste es el caso de BBVA, cuya filial en dicho territorio, Previsión BBVA, era una de las empresas que gestionaban el sistema de pensiones privado.

Entre las compañías con bandera española radicadas en Bolivia destaca el caso de Repsol. La petrolera presidida por Antonio Brufau actualmente produce y comercializa el 45% del gas licuado de petróleo del país, por lo que las reservas de hidrucarburos bolivianas son estratégicas para Repsol.  Llama la atención que Morales haya anunciado esta expropiación pocas horas antes de inaugurar con el presidente de la petrolera española Repsol, la segunda planta procesadora de gas del campo Margarita, en el sur de Bolivia, lo que permitirá aumentar las exportaciones a Argentina. Repsol cuenta en Bolivia con cuatro bloques de exploración de una extensión 6.749 kilómetros cuadrados, la segunda mayor de toda Iberoamérica para la petrolera, y 25 de desarrollo con una extensión de 1.561 kilómetros cuadrados.