Boeing (BA) podría anunciar este miércoles que su 787 Dreamliner sufre un retraso de 18 meses, un revés que le costará a la compañía miles de millones de dólares en concepto de compensaciones para las aerolíneas, según The Times. Fuentes cercanas a Boeing señalan que el gigante aeronáutico estadounidense admitirá que es poco probable que el revolucionario aparato entre en servicio antes de finales de 2009. El Dreamliner ha recibido pedidos valorados en más de 150.000 millones de dólares. Estaba previsto que el avión comenzara a prestar servicios el próximo mes, pero esta fecha se aplazó hasta principios de 2009 y después ha vuelto a ser postergada.