El grupo automovilístico alemán BMW, formado por las marcas BMW, Mini y Rolls-Royce, vendió 80.453 unidades en todo el mundo durante el pasado mes de febrero, lo que supone un retroceso del 24,4% respecto al mismo mes de 2008, informó hoy la empresa. En los dos primeros meses del año, las entregas mundiales de la multinacional alemana se situaron en 150.838 unidades, lo que se traduce en una reducción del 24,4% en comparación con el mismo período del ejercicio precedente. El responsable de Ventas y Marketing de BMW, Ian Robertson, explicó que, pese a las difíciles condiciones del mercado, la compañía aspira a mantener su posición en 2009, como primer vendedor de automóviles 'premium', "y tras los dos primeros meses está en camino de conseguirlo".