Parte de las medidas fiscales introducidas por los gobiernos de la eurozona para apoyar las economías de la región necesitan ser abandonadas durante 2011, dijo el viernes Lorenzo Bini Smaghi, miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo. Su conclusión se produce después de las previsiones del BCE, publicadas el jueves, que apuntan a un crecimiento moderado en la zona euro en los dos próximos años, del 0,8% en 2010 y del 1,2% en 2011.