La compañía anglo-australiana, líder minero mundial, continuará persiguiendo su fusión con la también anglo-australiana Rio Tinto, una operación que espera le reporte al menos 3.500 millones de dólares (2.383 millones de euros) en ahorros anuales, informa hoy el periódico The Australian Financial Review. Este nivel de ahorro se alcanzaría completamente en 2013, según comunicó el presidente de BHP, Don Argus, a su homólogo en Rio Tinto, Paul Skinner, el pasado 1 de noviembre, reveló el citado periódico. Aproximadamente, el 60% de los accionistas de Rio Tinto tienen acciones de BHP, añade la fuente. La fusión crearía una entidad valorada en más de 400.000 millones de dólares (272.424 millones de euros), pero la Comisión australiana para el Consumo y la Competencia advirtió de que el acuerdo tendría que considerar el impacto medioambiental que la operación tendría sobre la región de Pilbara en Australia Occidental, cuyas explotaciones quedarían bajo el control de una única compañía.