Los rumores de que algunos inversores están reforzando sus participaciones en el banco antes de la junta de accionistas en la que se decidirán importantes cambios estatutarios impulsan la cotización del Banco de Comercio Portugués, que cotiza con avances superiores al 4%. A finales de mayo, el consejo supervisor del banco retiró las propuestas para reforzar las defensas del banco en caso de opa, lo que dejó al banco vulnerable a una oferta en el marco de la ola de concentración que recorre al sector en Europa.