El consejero delegado de BBVA, Angel Cano, subrayó hoy que el banco no tiene intención de entrar en la llamada 'guerra de pasivo' porque "no tiene necesidad" ni tiene "ningún problema de liquidez".

Cano subrayó que su entidad asiste a la guerra que se ha desatado por captar pasivo como mero espectador, y que siguen trabajando por sus clientes como hasta ahora, ofreciendo productos adaptados a sus necesidades.