El banco británico Barclays, una de las escasas entidades de Reino Unido que logró evitar la entrada del Gobierno en su accionariado durante la crisis financiera, logró un beneficio neto de 9.393 millones de libras (10.795 millones de euros) en 2009, lo que supone más del doble que en el año anterior, informó la entidad.
 El resultado del segundo mayor banco de Reino Unido refleja el impacto positivo de la venta de su gestora de activos a BlackRock, así como la cifra de negocio récord de la entidad, que alcanzó los 30.986 millones de libras (35.618 millones de euros), un 34% más.

No obstante, Barclays informó de que sus provisiones aumentaron un 49%, hasta 8.071 millones de libras (9.275 millones de euros), que sus gastos operativos crecieron un 24%, hasta 17.852 millones de libras (20.516 millones de euros), y que la plantilla de la entidad disminuyó un 6%, hasta 144.200 trabajadores.

Entre las principales divisiones del banco, la división de banca minorista en Reino Unido facturó un 11% menos, mientras que la unidad de banca comercial mantuvo su actividad en línea con el año anterior. Por su parte, la cifra de negocio neta de Barclays Capital creció un 122%, mientras la de BarclayCard aumentó un 26%.

Respecto al presente ejercicio, Barclays calificó de "bueno" el arranque de 2010 y señaló que su beneficio bruto supera las referencias del año pasado. Asimismo, el banco apuntó que espera un moderado descenso de la morosidad, aunque reconoció que determinados ámbitos de negocio podrían registrar incrementos.

EL PRESIDENTE Y EL CONSEJERO DELEGADO RENUNCIAN AL BONUS

Por otro lado, Barclays informó de que el presidente de la entidad, Robert E. Diamond, y el consejero delegado, John Varley, han renunciado al cobro del bonus que les correspondía en función del resultado del banco en 2009.

El banco precisó que al tener en cuenta su "fuerte" resultado de 2009, tanto en términos absolutos como relativos, el comité de remuneraciones de la entidad consideró "merecidos" los bonus anuales de John Varley y Robert E Diamond.

Sin embargo, Barclays apuntó que al valorar el efecto de la crisis económica en muchos de los clientes y empleados de la entidad, así como el hecho de que las remuneraciones en la banca sean asunto de debate público "ambos indicaron al consejo su deseo de renunciar a cualquier tipo de recompensa por segundo año consecutivo", lo que fue aceptado por el consejo.

Asimismo, el banco precisó que el consejo determinó que el 100% de la retribución variable de los miembros de su comité ejecutivo en Barclays Group y Barclays Capital sea abonada en un periodo de tres años y sujeta a cláusulas de revisión.