El ex presidente de la inmobiliaria Astroc Enrique Bañuelos, imputado por los presuntos delitos de maquinación para alterar el precio de las cosas y de administración desleal, defendió hoy su inocencia y la transparencia de su gestión ante el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. Bañuelos prestó declaración durante una hora con motivo de la querella presentada por un accionista minoritario de Astroc en la que le acusa de efectuar operaciones entre la inmobiliaria y sociedades de su propiedad con el uso de "información privilegiada" para mantener al alza la cotización de la empresa.
Según fuentes jurídicas, Bañuelos, que no respondió a las preguntas de los abogados del querellante, aportó información para justificar que las citadas operaciones fueron comunicadas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y publicadas posteriormente en la prensa. El querellante había solicitado el informe de auditoría de las cuentas de 2006, presentado por Astroc en marzo de 2007, la documentación relativa a las operaciones de venta hechas por la inmobiliaria en 2006 y un listado de las sociedades en las que Bañuelos participa directa o indirectamente. Bañuelos presentó ante Garzón todos los hechos ordenados cronológicamente, con la información publicada en la prensa y la evolución de la cotización en función de cada uno de estos hitos. De acuerdo con la querella, Bañuelos realizó operaciones entre Astroc y compañías de su propiedad que proporcionaron la mayor parte del beneficio de la inmobiliaria. En la presentación de resultados del primer semestre de 2007, los representantes de Astroc ya explicaron que hubo una serie de operaciones hechas en 2006 que habían sido registradas como ventas en el primer trimestre de este año y que luego se revertieron. Según el querellante, Felipe Izquierdo, Bañuelos explicó a Garzón que algunas operaciones cifradas en 100 millones de euros se llevaron a cabo antes de la salida a Bolsa de la compañía, por lo que el ex presidente de Astroc consideró que no era necesario comunicarlas. Además explicó que otra de las operaciones se produjo en septiembre de 2006, fue notificada el 16 de noviembre y no afectó a la cotización de Astroc. Izquierdo recordó que Astroc obtuvo un beneficio de 93,2 millones de euros en 2006, mientras que en el primer semestre de 2007 acusó pérdidas por valor de 65,7 millones de euros, resultado que la compañía atribuyó a la marcha atrás en cuatro operaciones efectuadas en el pasado ejercicio. Izquierdo, quien ratificó hoy su querella a la que ha añadido la demanda por un delito de administración desleal, dijo que "Bañuelos se ha creído que Astroc es un solar de su propiedad" y que los minoritarios están "excluidos en una esquina". No obstante recalcó que los accionistas sólo "necesitan un motor" para personarse en la causa, "alguien como yo, que soy abogado, y no me supone un desembolso, sino tiempo y dedicación". Izquierdo comunicó al juez que presentará una demanda con otros treinta accionistas minoritarios, una vez que les pida el poder para pleitos y la justificación de los títulos de Astroc. Los abogados de Bañuelos puntualizaron que Izquierdo actúa en su propio nombre y en defensa de sus intereses y reiteraron que el 99,98% del capital de Astroc aprobó la gestión en la Junta General. El pasado 27 de junio, durante la Junta, el querellante responsabilizó a Bañuelos, entonces presidente de Astroc, del "desplome bursátil" experimentado por la empresa en abril.