Abierta la veda de presentación de resultados trimestrales, Bankinter ha decidido ser uno de los primeros. La entidad alaba la gestión del Banco de España que ha cumplido con el objetivo de inyectar confianza en los mercados, mientras critica abiertamente una guerra del pasivo con base, en ciertas entidades, en el FROB.

Bankinter ganó 48,6 millones de euros, significativamente inferior al mismo periodo del año anterior, pero superando previsiones. En una entrevista concedida a Estrategias de Inversión, la directora financiera de la entidad, Gloria Ortiz, mantiene, además, la previsión de cara a 2011 con un crecimiento del 20%, a pesar de la caída de un 26,2% en su beneficio durante el primer trimestre del año.

Mientras, la tasa de mora ha empeorado ligeramente con respecto al año anterior. Se colocó este trimestre en el 2,97%, frente al 2,87% de finales de diciembre y superior al 2,56 de un año antes. Al tiempo, además, que los márgenes de intereses mejoraban un 7%, los costes de financiación seguían el mismo recorrido, aunque al alza, hasta un 8% durante los tres primeros meses de 2011.

En cuanto a las provisiones, “han crecido un 9%. Aunque la parte importante es que no se ha hecho uso de la genérica y los ratios de cobertura se siguen manteniendo”, afirme Gloria Ortiz.


Guerra del pasivo
Gloria Ortiz asegura que siempre han sido “muy reticentes a entrar en la guerra de depósitos”, a cambio, en Bankinter han optado por “una estrategia más descriptiva”, sin tratar de ‘robar clientes’ a otras entidades, sino simplemente mantenerse y, de momento, “lo peor no se está produciendo”.

Según Ortiz, “es una locura, no parece una estrategia que sea sostenible.” Y es que en su opinión, “no tiene mucho sentido que haya entidades que están recibiendo dinero público” y en base a esto, poder “ampliar su base de depósitos”. Aún así, Ortiz defiende la postura del gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que ya se manifestó en la misma línea y asegura, por tanto, que “será cuestión de tiempo que el sistema entre en razón”.


Core capital: cumplido
Bankinter ya cumple con las exigencias del Gobierno de ese core capital para entidades cotizadas del 8% (aquellas que no salten al parqué deberán alcanzar el 10%), pese a que “la norma no estaba hecha para nosotros”, dice Ortiz, y “nos han metido quizás en el grupo de las cajas”. Para alcanzar ese ratio exigido, Bankinter lo hizo a través de la emisión de convertibles.

Esto en el panorama nacional, porque dentro del internacional todos los ojos estarán pendientes de los ‘stress test’ a la banca, más crudos que el año anterior cuando su laxitud levantaba ampollas entre propios y extraños. La directora financiera de Bankinter asegura que no hay temor ante las pruebas, “saldremos de él significativamente mejor que otros”, concluye Ortiz.