El banco estadounidense logró también evitar los números rojos en sus resultados del segundo trimestre. El beneficio, en cambio, se redujo un 43%, hasta los 176 millones de dólares.