Bank of America (BofA) registró pérdidas atribuidas a sus accionistas por importe de 2.241 millones de dólares (1.506 millones de euros) en el tercer trimestre, frente al beneficio de 704 millones de dólares (473 millones de euros) del mismo periodo del ejercicio precedente.

Las cuentas de Bank of America reflejan el impacto del pago de 1.240 millones de dólares (833 millones de euros) en concepto de dividendo por acciones preferentes, ya que el resultado neto sin tener en cuenta esta partida arrojó pérdidas de 1.001 millones de dólares (672 millones de euros), frente a un beneficio de 1.177 millones de dólares (790 millones de euros) en el mismo periodo de 2008.

La cifra de negocio neta del banco, que el pasado mes de enero culminó la integración de Merrill Lynch, alcanzó los 26.035 millones de dólares (17.492 millones de euros), un 32,6% más que hace un año.

A este respecto, Bank of Aamerica destacó que la integración de Merrill Lynch sigue el curso establecido y anunció que el ahorro de costes superará a las estimaciones originales.

"Los resultados fueron negativamente afectados por la continuada debilidad de la economía de EEUU y del resto del mundo y la presión sobre los consumidores, lo que desembocó en mayores costes crediticios", explicó la entidad.

En este sentido, BofA incrementó un 81,4% sus provisiones por créditos dudosos, hasta 11.705 millones de dólares (7.864 millones de euros), mientras que asumió 594 millones de dólares (399 millones de euros) relacionados con fusiones y la reestructuración de la entidad.

De este modo, en los nueve primeros meses del ejercicio, Bank of America obtuvo un beneficio neto disponible para sus accionistas de 2.992 millones de dólares (2.010 millones de euros), un 39,5% menos que en el mismo periodo de 2008, mientras que el beneficio sin contabilizar el pago de dividendos preferentes fue de 6.470 millones de dólares (4.346 millones de euros), un 11,6% por encima de los nueve primeros meses del pasado ejercicio.