Bank of America ha registrado un descenso del 77% en su beneficio del primer trimestre, hasta los 1.210 millones de dólares ó 23 centavos por acción, tras realizar provisiones para hacer frente a las crisis de hipotecas de alto riesgo. Este resultado ha sido mejor de lo esperado por los analistas que habían estimado un beneficio de 21 centavos por acción.