Bank of America, el segundo banco estadounidense, anunció ayer que la prolongación de la crisis en el mercado de instrumentos de deuda complejos, le obliga a contabilizar unos 3.000 millones de dólares por depreciación de sus activos financieros en el cuarto trimestre.