Banesto mantiene la confianza en la economía española y sus objetivos para 2009, a pesar de la "posible" desaceleración del sector inmobiliario y de la crisis crediticia. Así lo ha señalado la entidad en una presentación, en la que destacó que el crecimiento de la economía española "debe mantenerse incluso ante un eventual ajuste del sector inmobiliario". El banco considera que las familias y las pymes mantienen una "sólida" capacidad de endeudamiento y añade que la tasa de esfuerzo de los particulares continúa creciendo, pero "claramente por debajo de la década de los años 90". En este entorno, explica, "continuamos con nuestra estrategia para mantener la cuota de mercado en el negocio inmobiliario y compensar la desaceleración en préstamos hipotecarios con el crecimiento de las pymes".