Los bancos españoles sufrirán de forma "desproporcionada" el deterioro de la calidad crediticia en España en los próximos meses, a pesar de que hasta el momento han sabido "esquivar lo peor" de la actual crisis financiera, según un informe del banco de inversión Goldman Sachs publicado hoy. El estudio considera que el fuerte aumento del paro y la prolongación de los "problemas" del sector inmobiliario en España tendrán un fuerte "impacto" en el crédito concedido por las entidades financieras, lo que afectará especialmente a los bancos con menor proyección internacional. El banco de inversión advierte de que el deterioro de la calidad crediticia supondrá la cuarta "fase" de la crisis financiera y de que el comportamiento del sector bancario español dependerá de la evolución de la economía. Según Goldman Sachs, Sabadell, Popular y Pastor tendrán mayores dificultades que el resto para absorber las pérdidas derivadas del empeoramiento del crédito, aunque el banco rebaja el precio objetivo de todos los principales bancos españoles, incluidos Santander y BBVA. El banco de inversión rebaja la recomendación de BBVA, que pasa a un rating "neutro", junto a Santander y Banesto, y otorga uno de "venta" a Popular, Pastor y Bankinter.