La aseguradora francesa Axa concluyó 2009 con un beneficio neto de 3,606 millones de euros, lo que representa prácticamente cuatro veces más que los 923 millones ganados en 2008, gracias a la evolución de los mercados financieros y el menos impacto de las depreciaciones y amortizaciones, informó la entidad.