El 7 de junio se reunirá el Consejo Asesor técnico del IBEX 35 para decidir qué empresa cubrirá el puesto de Abertis en el IBEX 35. Tanto BME como CIE son las dos candidatas que suenan para formar parte del selectivo español. Así están desde un punto de vista técnico y fundamental.

Las empresas Cie Automotive y Bolsas y Mercados Españoles, suenan como las dos favoritas para cubrir el hueco dejado por Abertis en el IBEX 35. La empresa automovilística se estrenaría dentro del selectivo y lo haría apoyada por los buenos resultados obtenidos durante el primer trimestre de este año. BME, su firme competidora, ya cuenta con experiencia centro del índice de referencia de la bolsa española, que volvería a entrar cuando se cumplen tres años de su salida.  

 

 

Pero ¿cómo se encuentran ambas compañías?  CIE Automotive cerró el primer trimestre con unos buenos resultados, entre los que destacan unos beneficios de 66,1 millones de euros, un 21% más con respecto a datos del mismo periodo del año anterior. La división de automoción registró una cifra de negocio de 771,7 millones en el acumulado del año, un 10% más en comparación con lo que obtuvo durante el primer trimestre del pasado año. Buenos resultados que ha ido cosechando año tras año.  Y que no parecen acabar aquí. De hecho, el segmento de automoción ha conseguido una vez más mejorar sus márgenes hasta superar con holgura los parámetros habituales en el sector. Eso le permitirá, según los analistas de Bankinter, mejorar su Plan Estratégico 2016/2020, por segunda vez en menos de tres años.  Y además, conseguirá cumplir sus nuevos objetivos sin demasiados obstáculos. La clave para ello será su excelente posicionamiento internacional que le servirá para aprovechar la recuperación del mercado brasileño y la solidez de India. En el horizonte, su principal preocupación serán los riesgos asociados a la imposición de aranceles en Nafta, pero estos se verán notablemente diluidos por las positivas expectativas de los mercados donde está presente.

Recientemente, la compañía ha salido del accionariado de Dominion mediante un reparto de dividendo en especie, entregando a sus accionistas 0,66 euros de Dominion por cada una de sus acciones.

Los indicadores técnicos de la compañía muestran la mayor puntuación - 10 sobre 10-  en un valor que muestra tendencia alcista en todos los plazos, momento, volumen y volatilidad en disposición de seguir viendo subidas en el valor.

 

 

Desde un puntode vista técnico, a pesar de que sus títulos se estancan a la altura del máximo histórico reciente situado en 30,92 euros, lo que supone falta de dirección a corto plazo, lo cierto es que la estructura alcista de medio y largo plazo no se ve dañada y la volatilidad permance bajo control, reconoce Luis Francisco Ruiz, Director de análisis de Estrategias de inversión en su Estrategia sobre CIE.  El consenso del mercado sin embargo cree que la compañía ha subido demasiado en bolsa y fijan un precio objetivo de 28,66 euros, lo que supone que el valor tendría que retroceder algo más de un 8,7%.

BME es la otra candidata a entrar en el Ibex35 después de que, en 2015, el Comité Asesor Técnico del Ibex decidiera sustituir su puesto (y el de Acciona) por Aena y Acerinox. Lo cierto es que la compañía también ha tenido  una buena evolución en lo que llevamos de año. Sube más del 10% desde comienzos del ejercicio. Y eso que las cifras del primer trimestre se  vieron afectadas por volúmenes débiles (-8% interanual) ante los riesgos que pesan sobre el mercado (comercial, geopolítico y normalización monetaria) mientras que el negocio de mayor peso (Renta Variable, con un 45% de sus ingresos) se ve afectado por menores  volúmenes aunque con efecto precio ligeramente positivo.

Uno de los compromisos más arraigados del BME es la maximización de la retribución al accionista, por ello recienntemente aprobaron la distribución de un dividendo suplementario de 0,78 euros que abonarán el próximo 11 de mayo que deja la retribución total al accionista en 1,78 euros, lo que supone el reparto de la totalidad de la caja generada en 2017, un gran atractivo para el accionista minorista que es mayoritario dentro de la compañía. 

Actualmente el valor cotiza en los 29,8 euros, por encima de la resistencia que tenía en los 28,24 euros y que actuaban como cota de aproximación a su directriz bajista de medio plazo. El valor, dicen los expertos, mantiene intacta su estructura de máximos y mínimos decrecientes de medio plazo que parte de los 32,26 euros cuya directriz bajista  podría resolver al alza. Y es ahí dónde los expertos colocan el objetivo a más largo plazo en el valor. El consenso de Reuters sin embargo cree que la compañía está "justamente" valorada en 29,39 euros, un 1,57% por debajo de los precios a los que está cotizando actualmente.

Los indicadores técnicos del valor muestran una puntuación de aprobado  con una tendencia de largo plazo que es bajista y un volumen que no juega a favor de la tendencia al alza consolidada del valor. Por otro lado, tanto volatilida como momento son factores positivos con los que cuenta actualmente la compañía.