La multinacional de construcción y mantenimiento de centrales nucleares Areva ha inaugurado sus nuevas instalaciones de España en Constantí (Tarragona), un espacio de 2.600 metros cuadrados de taller y oficinas en los que trabajarán 25 empleados. La empresa prestará servicios de mantenimiento y reparación de válvulas y bombas para centrales nucleares, así como entrenamientos antes de ejecutar esos trabajos. El vicepresidente de Servicios de Areva, Frank Apel, remarcó la importancia del mercado español y dijo que esta nueva inversión es prueba de ello. El director general de la compañía en España, Pedro Fernández, declaró que su confianza en el mercado español se traduce también "en la inversión en la contratación de nuevo personal y en su formación".