Las cifras de crecimiento del PIB del Área euro en el tercer trimestre confirman que la zona se encuentra en recesión. La definición estándar de recesión económica la ofrece el National Bureau of Economic Research (NBER), organización privada de investigación económica cuyo objeto es estudiar el comportamiento de la economía de Estados Unidos y establecer una cronología de sus ciclos económicos.
En el caso europeo adolecemos de tal definición, puesto que no existe un organismo encargado de esa labor: se acepta como válida la definición del NBER. Este organismo define recesión como una cesión significativa de la actividad económica que implique, como mínimo, dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo del PIB. En definitiva, una condición que se cumple en el Área euro: con la caída del PIB del 0,1% trimestral en el tercer trimestre, la zona acumula dos trimestres consecutivos de contracción.

Cuando uno analiza la contribución al crecimiento del PIB del Área euro de cada país, vuelve a destacar la divergencia que existe entre los principales países de la zona y la periferia: mientras Alemania y Francia crecen un 0,2% trimestral, Italia (-0,2%), España (-0,3%) y Portugal (-0,8%) continúan cediendo. Ahora bien, una divergencia que no parece que vaya a tener continuidad en el corto plazo: los indicadores adelantados anticipan una caída del PIB de Alemania y Francia en el cuarto trimestre (y del -0,4% / -0,5% para el conjunto del Área euro).

Con este panorama como telón de fondo parece poco recomendable asumir posiciones con riesgo en la zona euro, salvo alguna opción de inversión especulativa que pueda surgir. Mi recomendación, partiendo de la base de contar con una cartera de fondos diversificada, es la de invertir en fondos de renta fija corporativa de la zona euro, aunque si bien, en términos de valoración la situación es menos atractiva que hace algunos meses (los spreads siguen por encima de los mínimos de 2011). En cualquier caso no vale cualquier fondo: es clave seleccionar algunos que inviertan en compañías con elevada calidad crediticia, con duración corta o media (máximo 5 años), y que tengan en cartera títulos de compañías con ingresos recurrentes, reducida deuda y con una adecuada diversificación de su cifra de negocio a nivel regional.

Algunos de los fondos con mejor binomio rentabilidad / riesgo que pueden encajar dentro de esta categoría de activo, y con la filosofía de inversión anteriormente descrita, son el AXA WF Euro Credit Plus, Invesco Euro Corporate Bond y Schroder Euro Corporate Bond.


Evolución de los índices de deuda corporativa del Área euro BofAML (investment grade y high yield)
Fuente: Bloomberg, AXA IM.