El apetito por el riesgo caía fuertemente en Europa el jueves por la reacción de los inversores al creciente temor a un eventual impago de la deuda en Oriente Próximo y con el trasfondo de preocupación sobre la recuperación económica mundial. Lo que generó estos temores fue la noticia a última hora del miércoles de que Dubai World, un conglomerado que abarca bienes raíces y puertos, buscará la congelación de su deuda durante seis meses. La compañía, la mayor de Dubai, tiene pasivo por valor de casi 60.000 millones de dólares.