El temor a un potencial recorte de las medidas de estímulo de la Reserva Federal antes de lo esperado, y la contracción de la actividad manufacturera de China en mayo (el PMI se sitúa por debajo de los 50 puntos por primera vez en siete meses), provocaron cierta corrección en activos de riesgo y huida a la calidad en la sesión de ayer (principalmente recogido por el índice Nikkei). En este sentido, el presidente de la Reserva Federal, en su intervención en el congreso de EEUU, dejaba claro que por el momento va a mantener los estímulos, aunque no descarta la posibilidad de recortar su programa de compra de activos antes de lo esperado si la actividad de la economía mejora.


Un acto que desde mi punto de vista es poco probable que se materialice durante este año, y menos aún si tenemos en cuenta el efecto potencial de los ajustes fiscales y la ralentización que observamos en la economía china. En cualquier caso, la combinación del discurso de Bernanke, con unos datos que han puesto de manifiesto la debilidad del ciclo económico, son elementos muy perjudiciales para los activos de riesgo cuyo comportamiento reciente ha estado muy ligado a la elevada cantidad de liquidez.

Con un panorama lleno de incertidumbre como telón de fondo, debemos acostumbrarnos a un mercado caracterizado por la volatilidad al compás de las noticias que vayan surgiendo en torno al ciclo económico y la actividad de los bancos centrales. Una situación que se podría gestionar invirtiendo un porcentaje de las carteras en algunos fondos de inversión de gestión alternativa que se dedican a gestionar la volatilidad, o a través de los tradicionales long / short, tanto de renta variable como de renta fija, que no apuestan a dirección de mercado sino a distinto comportamiento entre valores.

Un buen fondo que gestiona la volatilidad es el Amundi Absolute Volatility World Equities. El objetivo del fondo es obtener una rentabilidad bruta del 7% anual, exponiéndose a la volatilidad de los mercados de renta variable de EEUU, Área euro y Asia (de forma positiva cuando es baja y negativa cuando es alta). En lo que respecta a los fondos long / short, el fondo de renta variable europea BlackRock European Absolute Return, y el fondo de renta fija global y flexible AISM Low Volatility, pueden ser muy buenas opciones.


Evolución del fondo AISM Global Opportunities Low Volatility Fund


Fuente: Mornigstar