Los países de la Unión Europea necesitan desarrollar estrategias de salida creíbles a sus paquetes de estímulo fiscal, indicó el martes Joaquín Almunia, comisario para Asuntos Económicos y Financieros de la UE. La comisión, el brazo ejecutivo de la UE, prevé que los déficit presupuestarios nacionales en el bloque de 27 naciones rondarán el 6% del producto interior bruto este año y el 7,3% en 2010.
Según la normativa de la UE, a los países se les suele exigir tener déficit presupuestarios inferiores al 3% del PIB.

El gasto de los estímulos fiscales y las ayudas estatales a los bancos en dificultades han aumentado los déficit presupuestarios y los niveles de endeudamiento público. En diciembre, el bloque acordó gastar cerca de 200.000 millones de euros para ayudar el crecimiento económico.

"La eficiencia de las políticas de estímulo fiscal a corto plazo depende del compromiso creíble a retirar estos estímulos cuando la recuperación esté en camino", dijo Almunia en un comunicado que acompañaba el informe sobre las finanzas de la UE.