Alitalia todavía no ha contabilizado los despidos que implicará la puesta en marcha de su nuevo plan industrial, que será aprobado hoy mismo por el consejo de administración de la compañía y cuyo objetivo es el relanzamiento de la aerolínea de bandera italiana. La compañía ha admitido que el plan "supone la necesidad de despidos" pero asegura que el número todavía no ha sido definido. La prensa italiana adelanta que el plan implicaría prescindir de unos 1.000 empleados, repartidos entre 350 asistentes de vuelo, 150 pilotos y 500 trabajadores de tierra.