Los ministros de Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, y de Suiza, Micheline Calmy-Rey, dieron por zanjadas sus diferencias a cuenta del secreto bancario y acordaron una mayor cooperación en asuntos fiscales.  Tras una reunión en Berlín, ambos ministros reconocieron que las exigencias de Alemania a Suiza de una flexibilización incondicional del secreto bancario habían causado "irritaciones".  Steinmeier aseguró que han dado por zanjadas estas irritaciones y celebró que Suiza haya prometido que cumplirá los estándares de transparencia de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Es una "señal política importante", puntualizó Steinmeier.