Alemania y el Reino Unido estudian soluciones para las atribuladas subsidiarias de General Motors. mientras Washington debatía planes de rescate para la automotriz en Estados Unidos, según publica la agencia Dow Jones. El Gobierno británico planea reunirse el miércoles con representantes de la industria automotriz y otros para hablar de un posible respaldo al sector, en el cual la subsidiaria Vauxhall juega un importante papel.  A finales de enero, el gobierno británico anunció un paquete de garantías de préstamos de 2.300 millones de libras esterlinas (3.240 millones de dólares ) para apoyar al sector, aunque los representantes en ese momento cuestionaron el plazo en que estarían disponibles los fondos.