Los gobiernos de Alemania y Estados Unidos siguen sin encontrar una solución que permita la supervivencia de la empresa automovilística Opel, y esperan un plan de viabilidad más preciso de la casa matriz General Motors (GM), para el que Washington ha puesto como límite el próximo 31 de marzo. Según informó hoy el ministro alemán de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, al término de una visita de tres días a Washington, las consultas que mantuvo con miembros del gobierno estadounidense permiten tener algo más de esperanza respecto al futuro de las fábricas de Opel. Sin embargo, añadió, todo dependerá de si el plan que presentará GM de aquí al 31 de marzo es viable de cara al futuro y es aceptado por Berlín y Washington.