La canciller Angela Merkel prefiere rebajar el impuesto de solidaridad que los alemanes pagan desde la reunificación del país a reducir el IRPF en los estados federados, según publica el diario 'Bild'.

El rotativo señala que la canciller espera prevenir así el esperado bloqueo del Bundesrat, la Cámara alta alemana, a un proyecto de ley para la rebaja del IRPF, que perjudicaría fiscalmente a los 16 estados federados germanos.

El mencionado impuesto de solidaridad conlleva desde hace mas de 20 años el pago de un 5,5% de impuestos suplementarios al IRPF para financiar las infraestructuras y otras medidas económicas destinadas a relanzar los estados federados surgidos tras la desaparición de la RDA.

'Bild' indica que la también líder cristianodemócrata (CDU) propondrá en los próximos días a sus socios de coalición, socialcristianos bávaros (CSU) y liberales (FDP) una rebaja del impuesto de solidaridad por dos posibles vías, reduciendo la tasa o elevando el nivel de ingresos para abonarla.

Desde la formación del gobierno de coalición hace ya dos años, los liberales presionan para cumplir su promesa electoral de rebajar impuestos, medida que hasta ahora ha resultado inviable ante el compromiso de estabilizar los presupuestos nacionales y reducir la deuda.